Lo mejor de la televisión

La televisión, aunque en los últimos años ha sufrido una revolución gracias a Internet y la TDT, todavía no ha conseguido conformar un campo crítico equivalente al del cine. Por el contrario, cada vez está más desprestigiada y son frecuentes los debatos sobre la ética de los medios al anteponer la captación de audiencia al entretenimiento, la información y la cultura. En los últimos años, y en referencia a esta cuestión, se ha popularizado el término “telebasura”, que se utiliza comúnmente para definir una forma de hacer televisión caracterizada por la utilización del morbo, el sensacionalismo y el escándalo como estrategias de atracción de la audiencia. La telebasura puede quedar definida por los asuntos que aborda, generalmente asuntos del corazón o de violencia, por los personajes que exhibe y por el enfoque distorsionado al que recurre para tratar dichos asuntos y personajes. Un ejemplo de este tipo de televisión son programas como el desaparecido “Aquí hay tomate” o el actual “Sálvame” de la cadena del grupo Mediaset, Telecinco. Otro fenómeno que surgió en los medios, sobretodo televisivos, en los años noventa es el denominado “telerrealidad” que se popularizó a través de los “Reality Show”. En origen, los teóricos establecen una clasificación de los programas dependiendo de las funciones sociales que se han atribuido a la televisión que son las de formar, informar y distraer, de las cuales derivan, respectivamente, los programas educativos, informativos y de entretenimiento. Pero a la larga, estos programas han derivado hacia el sensacionalismo, obviando la parte social. Un ejemplo de este género, y el representante por excelencia de los “Reality” es Gran Hermano, que actualmente va por su décimocuarta edición. En abril del ano 2000 se estrena la primera edición del concurso. El programa se trata de un concurso en el que participan catorce personas anóminas, seleccionadas tras varios casting. El objetivo es que los participantes, que no se conocen de nada, convivan durante 3 meses expuestos durante 24 horas ante las cámaras. Finalmente, el participante que gana, es quien decide la audiencia del programa. En su origen, la cadena que emite el programa, Telecinco, publicitó el concurso como un “experimento sociológico”. Por primera vez se podía ver la conducta de gente anómina ante las cámaras, y los registros de audiencia fueron altísimos. El programa creó tal controversia que se generaron multitud de debates sobre la ética y los límites de la intimidad individual. Gran Hermano se convirtió en un fenómeno social, y sus participantes, obtuvieron un éxito inmediato tras su paso por el concurso. En menos de tres meses pasaron del anonimato absoluto a tener una enorme fama, protagonizando portadas en revistas y disfrutando de generosos contratos como colaboradores en televisión. Actualmente son muchos los “reality show” que copan las parrillas de las televisiones en horarios de “prime time”. Hermano Mayor (Cuatro), Pesadilla en la cocina (La Sexta), Mira quien Salta (Telecinco), Splash! Famosos al agua (Antena3), Expedición Imposible (Cuatro) o Alaska y Mario (MTV), son sólo algunos de los ejemplos que podemos ver semanalmente en nuestros televisores. Con la llegada de la TDT, en el año 2000, el número de canales de televisión aumentó considerablemente y se sentó la base para una nueva organización de las empresas de los medios que está culminando hoy en día, tras más de una década. Así el panorama actual se divide básicamente en dos grandes grupos que aunan la mayoría de los canales televisivos. Uno de estos grupos es Mediaset España Comunicación, filial en España de la empresa italiana Mediaset, propiedad del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi. Mediaset España, posee los siguientes canales: Telecinco, Cuatro, Factoria de Ficción (FDF), LaSiete, Boing, Divinity, Energy y Nueve. El otro gran grupo, formado recientemente a partir del Grupo Antena3 es Atremedia. Este engloba los canales Antena3, La Sexta, LaSexta3, Neox, Nova, Nitro y Xplora, además de varias cadenas de radio. Los canales públicos televisivos, bien sean estatales (La1, La2 o La1 HD) o autonómicos (TV3, Telemadrid, Canal9, Teleberri, etc.), represetan otro estilo de televisión. Debido a su función pública, estos medios intentan primar la información y el entretenimiento familiar, por encima del sensacionalismo. Estos canales apuestan por series de producción propia, concursos o reportajes informativos. Dos ejemplos de estilo televisivo que han obtenido un gran éxito tanto nacional como internacional son la serie Cuéntame como pasó, producida por Televisión Española (La1), que comenzó a emitirse en el año 2001, y narra las vivencias de una familia española de clase media, los Alcántara. Actualmente se está emitiendo su décimocuarta temporada con gran éxito de audiencia. En julio de 2012, un fragmento de la serie fue utilizado durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Otro ejemplo de programa de éxito de la cadena es Informe Semanal, programa informativo que se emite semanalmente desde hace 40 años. Con cuatro décadas de emisión ininterrumpida, se configura como el programa informativo decano de la televisión en Europa, siendo el más premiado de la historia.